13 tips para hacer legal nuestro blog

13 tips para hacer legal tu blog

Una manera de iniciar un proyecto profesional y darlo a conocer a nuestros posibles clientes, es el desarrollo de una web o un blog personal. Es una buena forma de crear un escaparate apropiado para poder tener contacto con los posibles clientes del nicho al que nos dirigimos.

El desarrollo de un proyecto web de este tipo, puede ser una forma sencilla relativamente económica (no entraré en el tema del coste del desarrollo de una web. Otros más capacitados han hablado ya de eso) y puede servir para valorar el interés o no de nuestros servicios.

Sin embargo, salvo en honrosas excepciones, la puesta en marcha de este tipo de proyectos no contempla el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos (LOPD 15/1999 de 13 de diciembre) o lo previsto en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico (LSSICE 34/2002 de 11 de julio).

Vamos a repasar los aspectos legales más importantes que cualquier blogger o emprendedor que use una web para poner en marcha su proyecto, tiene que tener en cuenta:

  • La gestión de datos personales, ni que sea para incluir correos en un boletín de correo electrónico, está sujeta al cumplimiento de la LOPD. El propietario del blog debe garantizar unas determinadas medidas de seguridad para salvaguardar los datos de los usuarios.

  • Una de las medidas previas a la gestión de datos personales sería la obligación de comunicar ante la Agencia de Protección de Datos la existencia de un fichero. En esta comunicación se determinará quién es el responsable, que medidas de seguridad se han configurado y otro tipo de información.

  • No está de más recordar que se trata de un registro público y que cualquier usuario puede realizar la consulta sobre el cumplimiento o no de esta obligación legal.

  • El blog deber recoger diversos clausulados informativos, necesarios para, por ejemplo, para garantizar la legalidad de la recogida de datos en formularios de contacto o boletines informativos.

  • La recogida de estos datos, debe realizarse con el consentimiento del usuario, y se deberá habilitar la posibilidad de que este consienta de forma activa.

  • El blog o web profesional deberá también incluir una política de privacidad, donde relacionaremos las medidas de seguridad que el sitio web pone a disposición de los usuarios, las normas y condiciones de uso de la web y otros datos relacionados con el tratamiento de datos personales.

  • Si los datos que recogemos son de nivel medio o alto (por ejemplo en el caso de que el emprendedor venda sus servicios online), será necesario que se disponga de un Documento de Seguridad, donde se especifiquen los procedimientos y medidas de seguridad que el emprendedor establece para la gestión de los datos personales.

  • Cuando algún tercero gestione datos personales por cuenta del emprendedor (campañas de email marketing, gestión de redes sociales, gestión de facturas, etc), será necesario que este suscriba un contrato de encargado de tratamiento con el encargado de estas gestiones.

  • La navegación por sitios web, en la mayoría de casos incluye la instalación de cookies necesarias para un buen servicio al usuario. En algunos casos, estas recogen datos personales. En estos casos será obligatorio obtener el consentimiento antes de la instalación.

  • Como prestador de servicios, el propietario del sitio web tiene la obligación de identificarse ante el usuario. Nuestro nombre, NIF/CIF, forma social y método de contacto, son datos obligatorios.

  • Si se realiza venta online de productos o servicios, tendremos que informar de plazos de entrega, garantías, precios, impuestos, etc.

  • Hay que recordar igualmente que cualquier envío de comunicaciones comerciales tiene que realizarse exclusivamente si existe un consentimiento previo. Cualquier campaña de email marketing tiene que tener su origen en una base de datos obtenida en su totalidad de forma legal y con el consentimiento para la recepción de envíos.

  • Otro aspecto fundamental a tener en cuenta, sería la inserción de imágenes para nuestra web. Tanto si se trata de elementos puramente decorativos, identificativos o ilustraciones para artículos, es necesario contar con autorización para su uso. Si trabajamos con algún banco de imágenes, deberemos verificar que el uso que le queremos dar está permitido (uso comercial, uso no comercial, licencia libre, etc).

Como vemos, la puesta en marcha de un blog profesional adecuado para nuestra presentación en el mercado, requiere más aspectos de control que los obvios de presentación y servicios.

Hoy día, no solamente una exposición clara y concisa de nuestros servicios y productos son elementos decisorios para nuestro cliente, sino que cada vez es más valorado el cumplimiento normativo.

Parafraseando al dicho, nuestra web no solo ha de ser legal, sino que tiene que parecerlo.

Photo credit: Marco Cesar Saenz / Foter / CC BY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.