6 motivos para no usar una conexión WiFi gratuita

Hemos asumido como algo normal el que existan puntos de acceso WiFi que nos permitan estar conectados en todo momento a través de los múltiples dispositivos que usamos. Pero sin embargo, es muy probable que este tipo de conexiones escondan unos peligros que los usuarios no conocen o que minusvaloran. El más común es dejar expuestos nuestros datos personales a cualquier atacante que esté monitorizando esa WiFi.

La probabilidad de que la WiFi usada, sea utilizada en provecho de ciberdelincuentes es alta y eso es algo que no se puede menospreciar. Por eso, vamos a ver una serie de motivos para no conectarnos a una WiFi gratuita y que debemos tener en cuenta si, aún así, vamos a utilizar estos servicios:

  1. Ojo con las conexiones automáticas. A la hora de conectar a una WiFi gratuita, hemos de tener cuidado con la posibilidad de guardar los datos de conexión para volver a conectar de forma automática cuando volvamos a estar en el radio de acción de esa WiFi una próxima vez. Mejor evitar esta opción y borrar los datos de conexión una vez terminada esta.

  2. La red a la que nos conectamos, ¿es la oficial?. En muchos establecimientos de hostelería, aeropuertos, parques públicos, etc. se ofrece la oportunidad de conectarse a Internet a través de una WiFi. Hemos de estar seguros de que la WiFi a la que nos conectamos, es la oficial del centro y no un punto de acceso configurado por un atacante que pueda aprovechar esa conexión para acceder a información de nuestro dispositivo o información personal.

  3. Accesos a webs no seguras. Igual que cuando conectamos a través de una red cableada o una WiFi que conocemos exactamente sus credenciales, es una norma de sentido común acceder solamente a sitios webs que nos garanticen la seguridad de esta comunicación usando protocolo https

  4. Datos privados en un entorno público. Es muy habitual hoy día, ver como usuarios se conecta con su portátil u otro tipo de dispositivo a una WiFi en establecimientos públicos para trabajar. Es necesario también mantener la discreción sobre el uso que le estamos dando a esa comunicación y no tener a la vista información personal de terceros, por ejemplo una ficha de cliente en pantalla conectados a un CRM u otra información.

  5. Hay que instalar alguna app para poder conectar y navegar. Hay que desconfiar siempre cuando una conexión WiFi nos pida descargar e instalar algún tipo de aplicación para poder llevar a cabo esa conexión. La descarga de cualquier tipo de software puede llevar implícita la infección o la puesta en riesgo de nuestro dispositivo.

  6. Compras y transacciones online. Hay que evitar en la medida de lo posible llevar a cabo compras o comunicaciones con entidades bancarias a través de este tipo de WiFi. La propia vulnerabilidad de la conexión, puede hacer muy interesante para cualquier atacante el capturar los datos bancarios que se utilizan en estas transacciones y utilizaras para su propio beneficio.

Como siempre, el mejor consejo es mantener el sentido común y en el caso de que sea absolutamente necesario llevar a cabo algún tipo de conexión para actualizar un trabajo, enviar unas fotos o consultar un saldo bancario, es más seguro usar una red 3G/4G o si hay posibilidad algún tipo de servicio WiFi de pago, que nos garantice una mayor seguridad.

Photo credit: Wesley Fryer via Foter.com / CC BY

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments