Apasionate o muere

Apasiónate o muere

Así de simple y así de radical. Si en tu vida todavía no has encontrado esa razón que te eriza el pelo, simplemente es que no estás vivo.

Cualquier cosa vale: tu trabajo, tu familia, el hacer un huevo frito. Cualquier cosa es suficientemente atractiva para convertirla en nuestro objeto de deseo y en el motivo de nuestra vida.

Si nuestra pasión es el trabajo, hay que tener cuidado en no confundir pasión con obsesión. Compadezco a esa gente que se vanagloria de trabajar 24 horas al día, que siempre dice “no llego, no llego”, “estoy muy liado”, como si eso fuera un motivo de orgullo y de realización personal. Cuando escucho o leo comentarios de este tipo pienso: pobre desgraciado. Así de simple.

A mi me apasiona mi trabajo. Disfruto con el contacto con la gente, tomando un café con un cliente mientras te cuenta sus problemas más allá de los puramente profesionales, me encanta encontrar a gente afín en sitios donde jamas lo hubiera imaginado. Pero también me encanta vivir.

Yo reconozco que tuve una época en la cual trasnochaba trabajando, preparando propuestas, haciendo informes, pensando en como mejorar, etc. Pero eso pasó. No quiere decir que no le dedique las horas que haga falta a mi trabajo. Solamente quiere decir que las horas que le dedico, estoy disfrutando de él y que cuando decido que ya he trabajo suficiente, cambio completamente de registro.

Repito, me encanta mi trabajo y creo además sinceramente que lo hago muy bien, pero no es mi obsesión sino solo una de mis pasiones. Cuando no trabajo, me dedico en cuerpo y alma a leer y a “vivir otras vidas”, como diría el maestro Joaquín Sabina. Cuando no leo, me vuelco en los mios: mi hijo, mi pareja y amigos. Y cuando tengo un rato libre, escribo (algún día verán la luz algunos cuentos).

¿Y tú, ya has encontrado tu pasión? ¿O es que estás muerto?

Photo credit: Ana_Cotta / Foter / CC BY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.