Aún dicen que el pescado es caro

Aún dicen que el pescado es caro

Una reflexión personal sobre la percepción del coste de los servicios.

Esta mañana me ha sucedido una cosa, que pese a parecer trivial, me ha hecho reflexionar sobre la consideración que tenemos del precio de los servicios. En concreto, al salir de casa me he dejado las llaves puestas en la cerradura y por consiguiente, no he podido abrir con otro juego de llaves que tenía y no ha habido más remedio que llamar al cerrajero. Una vez ha llegado el profesional, ha costado unos treinta segundos abrir la puerta y la factura ha sumado 60 € mas el IVA correspondiente.

Uno podría hacer la reflexión lógica y natural sobre el tiempo invertido y el coste correspondiente al servicio. Todos sentimos esa tentación.

Pero realmente si analizamos la situación, veremos que no estamos pagando 60 € por que nos abran una puerta, estamos pagando 60€ por no quedarnos en la calle, por acceder a nuestra casa, por poder trabajar (en mi caso, pues trabajo en casa), es decir, que el valor real del servicio va mucho más allá del valor percibido.

La labor del autentico profesional es la de mostrar al cliente cual es el valor de su servicio, pero no solamente el valor que figura en la factura, si no el valor que va a generar al cliente la adopción de ese servicio. En el caso que comentado anteriormente, el valor real como he dicho, va mucho más allá de esos sesenta euros. ¿Cuanto pagaríamos por entrar en casa si nuestro hijo estuviera encerrado dentro?.

Llevando esta argumentación al terreno de la consultoría en materia de protección de datos, el buen profesional es el que sabe hacer que el cliente vea ese valor real que se esconde tras la factura. ¿Cuanto vale para una empresa el conocimiento de la información que maneja?. ¿Cuanto vale la seguridad de que todos los empleados son conscientes de la importancia de la buena gestión de los datos personales?. ¿Cuanto dinero vale la tranquilidad de que una base de datos de MK se encuentra recogida y gestionada correctamente, conforme la norma?. ¿Cuanto vale, en horas de sueño, saber que en caso de incidencias, mi empresa puede recuperar la información rápidamente porque cuenta con procedimientos adecuados?.

Todo lo planteado vale mucho más que el montante de unos cientos o miles de euros de cualquier factura de consultoría LOPD.

Dejemos de hacer que los clientes sean meros receptores de facturas y documentación y enseñemosles el autentico valor de nuestro trabajo, haciendo que aquello por lo que paguen tenga para ellos un sentido.

Créditos de la imagen: Joaquín Sorolla – Museo del Prado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.