Backups de nuestro WordPress.

Vamos a ver como gestionar los backups de una instalación WordPress, en la que crearemos respaldos tanto de los ficheros de la web y su configuración, como de la base de datos.

Si hace unos días hablábamos en este mismo blog sobre como gestionar el consentimiento en el tratamiento de datos en una web con WordPress, hoy vamos a volver a tratar sobre un tema importante, no solamente por ser un requerimiento básico de seguridad, sino porque además, forma parte de los requerimientos del RGPD. Hablo de los backups de nuestra base de datos online.

Para el ejemplo he vuelto a seleccionar mi propia web, para que veáis el funcionamiento en un entorno real, usando para ello el plugin UpdraftPlus. Vamos paso a paso.

El primer paso, será obviamente, seleccionar e instalar el plugin en nuestra web. Como os decía yo uso UpdraftPlus, pero existen muchos y variados plugins para hacer backup. Os recomiendo que probéis varios y os quedéis con el que más se ajuste a vuestras necesidades.

Una vez instalado y activado, visitaremos la pestaña de ajustes para hacer unas pocas configuraciones, pero que serán básicas.

Lo primero será programar la periodicidad de las copias de seguridad y la retención de las mismas, es decir, cada cuanto queremos hacer copias y cuantas copias vamos a almacenar. En mi caso, he optado por una copia semanal, pues suelo hacer cambios (como publicar post) una vez por semana y creo que tener dos versiones del backup, me puede servir para comparar si se produce algún error.

En el caso que la web sostenga un comercio online, evidentemente los movimientos de la base de datos serán mayores y por tanto, el respaldo tendrá que hacerse con mayor frecuencia, eso tendréis que decidirlo vosotros. Hay que indicar que estamos hablando de la versión gratuita del plugin. Con la versión de pago, podemos ajustar la hora de realización de la copia de forma más concreta, indicando hora y minuto.

El siguiente paso será decidir donde almacenar las copias de seguridad. Podemos optar por almacenarlas por defecto en nuestro propio sitio web o en algún servicio externo como Amazon S3, Dropbox, Azure, etc. En mi caso he decidido almacenarlas en mi propia cuenta de Google Drive.

Una vez seleccionado el destino de las copias, podremos hacer algunos ajustes sobre que queremos copiar. Recordemos que la versión gratuita no permite cambiar el nombre a la carpeta de destino, pero por lo demás es totalmente funcional.

Una vez seleccionado el destino, como decía, Google Drive en mi caso, pasamos a la autenticación de la cuenta para permitir la gestión de la carpeta de backup por parte del plugin.

Esta autenticación se hace como en otras aplicaciones que puedan requerir el acceso a Google Drive, indicado la cuenta que vamos a usar, los permisos que le damos y confirmando el acceso.

Una vez tengamos el acceso otorgado, volvemos automáticamente a nuestro entorno web y estamos listos para realizar nuestra primera copia de seguridad.

Simplemente confirmamos los parámetros básicos de la copia: la inclusión de la base de datos en la misma, los ficheros de la web y el almacenamiento remoto del backup. Tras unos minutos, en función del tamaño de la copia, nos mostrará un mensaje indicado que esta se ha realizado de forma correcta.

Para finalizar, podremos comprobar como se han almacenado en nuestro espacio en Google Drive, los ficheros resultantes de la copia de seguridad.

Como hemos visto, de forma sencilla se puede gestionar una copia de nuestra web y cumplir así con una de las obligaciones básicas de cualquier sistema de seguridad: tener un respaldo de nuestros datos.

Créditos de la imagen: Photo by Got Credit on Foter.com

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments