Canarios, algún gato y la LOPD

¡Pero si yo no manejo datos personales!

Esta es una frase que todos los que estamos en el sector de la consultoría LOPD hemos escuchado alguna vez. Y en todos los casos, con un breve análisis, muchas veces al calor de un café, nuestro interlocutor ha descubierto que si maneja datos personales. ¡Vaya que si los maneja!

Muchas veces se confunde la gestión de datos, con la existencia de una gran estructura técnica: multitud de armarios con conexiones, luces y servidores. Y sabemos que no es así. Una modesta libreta puede acumular mucha información y no digamos ya, un anticuado ordenador de sobremesa. Así que para ilustrar lo comentado, llegó la hora de fabular un poco.

Vamos a suponer que nuestro interlocutor es el presidente de la asociación de canaricultura “El lipocromo feliz”. Vamos a suponer también que hemos conseguido reunirnos con él y que nos invita a un Fortissio Lungo de la cafetera de la asociación.

Llegados a este punto y planteada la objeción que abría este post, al consultor solo le queda la opción de demostrarle que si tiene datos personales y más de los que él se piensa. Vamos a repasar:

  • De entrada existe una base de datos de asociados, con nombre, dirección, teléfono, dirección de correo electrónico.
  • Los asociados pagan una cuota mensual, incluidos los menores, de los que también se guardan datos. Esta cuota se carga cada mes en un número de cuenta bancaria que se añade a la base de datos de asociados.
  • Como es una asociación con bastante historia, tienen un volumen de trabajo respetable, por lo que cuentan con la ayuda de una administrativa que un par de tardes a la semana se encarga de poner orden en las cuentas y controlar los impagados. Esta administrativa tiene una pequeña nómina y por tanto figura como empleada de la asociación. Una gestoría se encarga de confeccionar la nómina de la empleada cada mes y por tanto cumple el papel de Encargado de Tratamiento.
  • La asociación tiene una web donde se publicita la actividad de la misma y además existe la posibilidad de suscribirse a un boletín de noticias que se distribuye electrónicamente cada mes. A día de hoy hay unos 500 inscritos en el boletín, de los que se recoge nombre y correo electrónico.
  • El local de la asociación está en un bajo y cuenta con un sistema de vigilancia por vídeo cuando el local está cerrado. Como se guarda una pequeña caja fuerte, se decidió usar una cámara después de haber sufrido dos robos. La cámara guarda en su disco duro, 30 días de grabación.

Este brevísimo análisis nos ha llevado a determinar que si existen datos personales en la asociación y que además su gestión puede ser relativamente compleja. Ahora solo falta que nuestro interlocutor se convenza de que es así, aunque creo que el argumentario es irrebatible.

Al presidente de nuestra imaginaria asociación solo le queda revolverse como un gato panza arriba (lo apuntado anteriormente también es para las asociaciones de amigos de los gatos) y decir aquello de: “esta ley es solo para empresas”. Aquí es cuando nuestro consultor tiene que recordarle la norma:

Artículo 2 Ámbito de aplicación
1. La presente Ley Orgánica será de aplicación a los datos de carácter personal registrados en soporte físico, que los haga susceptibles de tratamiento, y a toda modalidad de uso posterior de estos datos por los sectores público y privado.”

Es decir, que cualquiera que sea el tipo de entidad, estaría obligada al cumplimiento de la norma. Si nuestro interlocutor se ve nuevamente acorralado, seguramente la siguiente objeción sería el coste, pero eso daría para otro post o alguno más.

PS: Este post, con un toque de humor, es un tour de force que surgió de una conversación a través de Twitter con Jesús Perez Serna. ¿Ves como si se puede?

Photo credit: David.R.Carroll / Foter / Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments