Cariño, trabajo de pianista en un burdel

Hace días, charlando con un amigo en una terraza al sol de Gandia, me comentaba que el sector de la consultoría LOPD tenia mala imagen y que él, como muchos otros, pensaba que era totalmente innecesario. Argumentaba que él, como cliente de estos servicios, no acababa de ver claro cual era el propósito de la norma y que como tantos otros, la veía como un gasto innecesario.

Sin entrar en la valoración de que se trata de una obligación legal y que el objetivo final es de dotar a las empresas de mecanismos de respuesta ante incidencias en su activo más importante, los datos de sus clientes, le propuse que me detallara su argumento y esto fue lo que saqué en claro:

  • A nadie le gustan las obligaciones y menos aún las que implican un coste. Y si esté coste no tiene un retomo evidente e inmediato, todavía peor.

  • Muchas consultoras obligan a sus clientes a “pasar por caja” todos los años sin que quede claro que servicios están ofreciendo. En el mejor de los casos, se limitan a una llamada al año, poco antes de pasar la factura, para hacer un cuestionario telefónico.

  • Las empresas y profesionales se ven constantemente asediadas por “comerciales” de empresas que siguen usando la adaptación LOPD como argumento para poder vender cursos de formación a los trabajadores, en claro fraude de ley.

  • Muchas de estas empresas de formación regalan una “adaptación LOPD”, por llamarla de alguna manera a cambio de hacer un curso de corte de jamón (caso real). Si el cliente ya tiene la empresa adaptada, pues le regalan una tablet, una tarjeta de regalo del Corte Ingles, una sesión de Spa o lo que sea necesario

  • Las consultoras siguen usando el argumento del miedo a las sanciones para sus proyectos: “si la empresa no está adaptada, puede incurrir en sanciones de X cientos de miles de Euros”. Cosa que no deja de ser cierta, pero no es el objetivo de la norma.

  • Son muchas las empresas que reciben una llamada diciendo: “Llamo de la Agencia de Protección de Datos, hemos visto que no tiene ficheros declarados (sic)”. Para después concretar una visita con el cliente que ya está como mínimo, preocupado.

  • Otras empresas, reciben a comerciales para temas de consultoría LOPD que llevan en su catálogo de servicios múltiples ofertas. Si no les compran la adaptación, pues venden desarrollo web, sino gestión de redes sociales, sino cualquier otra cosa. Lo que importa es vender, no importa qué ni como.

A pesar de que estos escenarios no me son desconocidos, si que desanima un poco ver que pasado tanto tiempo, el mercado sigue incurriendo en los mismos errores y minusvalorando un servicio que es fundamental para cualquier empresa.

Por mi parte, agradecí a mi amigo la sinceridad pero le dije que seguiré trabajando en el sector, intentando haciendo las cosas lo mejor que pueda.

Aunque la próxima vez que alguien me pregunte, quizás responda que trabajo de pianista en un burdel, es posible que esté mejor visto.

Photo credit: Bong Soo / Foter / CC BY-ND

guest
6 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments