José Manuel Sanz

Tecnología, privacidad y otras cosas, que seguro solo me interesan a mi.

¿Comprar bases de datos? No

Hace uno días tuve la oportunidad de responder una consulta relacionada con la idoneidad o no de comprar una base de datos de correos electrónicos con fines de marketing. La consulta la planteaba una empresa de reciente creación que quería darse a conocer y no tenía mejor forma que lanzar una campaña de marketing a una serie de potenciales clientes.

Durante la reunión surgieron varias dudas al respecto de la idoneidad o no de emprender una campaña basándose en esa base de datos y la respuesta final fue que lo que mejor era no comprar esos datos e iniciar la recogida de mails de posibles clientes por otros medios. ¿Qué fue lo que hizo que se tomará la decisión?:

  • A pesar de que generalmente anuncian este tipo de bases de datos como “obtenidas legalmente” y si bien este punto no se puede negar a priori, lo que plantea serias dudas es que el consentimiento que en su momento el usuario pudo dar para recoger sus datos, no incluía la venta de esos mismos datos.
  • Si se indica que los datos han sido recogidos de fuentes accesibles al público, cabe recordar que este es un concepto exclusivo de la LOPD. En el caso de las comunicaciones electrónicas (reguladas por la LSSICE), no existe distinción entre fuentes públicas o no. Por tanto, cualquier comunicación no deseada por el receptor, es spam.
  • El artículo 45.1 b) del Real Decreto de Desarrollo de la LOPD (RD 1720/2007, 21 de diciembre) indica que cuando los datos se destinen a publicidad y prospección comercial los interesados a quienes se les solicite su consentimiento deberán ser informados “sobre los sectores específicos y concretos de actividad respecto de los que podrá recibir información o publicidad”. Lo que significa que si un usuario se da de alta para recibir información sobre una revista de bricolaje (por ejemplo), no podrá en ningún caso recibir comunicaciones sobre cualquier otro tipo de sector.

Como vemos, son solamente tres argumentos sencillos pero demoledores, que hacen que la decisión o no de comprar una base de datos de mail sea mucho más clara. En todo caso la respuesta es siempre NO.

Photo credit: nathangibbs / Foter / Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-NC-SA 2.0)

Jose Manuel Sanz

Consultor y formador LOPD, pulsador del botón de mi cámara de fotos, lector compulsivo, padre y algunas cosas más que me guardo para mi. Gandía (Valencia)

8 comentarios sobre «¿Comprar bases de datos? No»

  1. Realmente atendiendo a lo que la ley dice, es difícil , muy difícil creer que ninguna base de datos de miles de » candidatos» tenga formato legal de uso o permiso ….yo recibo correos para los que nunca di permiso , o no se de donde salió….no creo ser el único.
    Dicho esto , un debate próximo al expuesto sería pensar que las empresas que inician comunicación , se hacen «las ingenuas» a través de terceros y que se trampea la ley……suerte que los receptores somos alérgicos a los líos o poco pro activos ante la denuncia. El problema vendrá por saturación, ya que sólo , nos activamos cuando nos empiezan a llegar correos reiterativos que no interesan y no dejan de llegar…..la mala praxis de un emisor puede afectar al general de empresas con mejores prácticas.
    El problema seguirá, pues hacerse con miles de datos con su permisos correcto, lleva tiempo y una campaña no se suele plantear con años de anticipación…..para ir captando…..seamos realistas.

    1. Buenos días Carlos.
      Como bien dices, solamente el abuso y no el uso, es lo que provoca hartazgo y nos lleva a denunciar. Es cierto también, que es difícil para las empresas iniciar una campaña de buenas a primeras cumpliendo la legalidad absoluta, simplemente por el hecho de que disponer de una BD que cumpla todos los requisitos de la norma, lleva un tiempo y ninguna startup tiene precisamente eso, tiempo.
      Hace tiempo que los que nos dedicamos al sector, estamos pidiendo sentido común en este tema y que se regularice el abuso que comentaba al principio y no el uso esporádico. Como siempre, la norma va por detrás del mercado y la sociedad.

      Mientras, seguiremos andando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba