Sistema de gestión

De ISO 9001:2008 a ISO 9001:2015. Notas sobre la transición.

Comenzamos el año 2017 y que mejor forma de hacerlo que retomando temas relacionados con la gestión de la calidad. En concreto, la necesaria transición de ISO 9001:2008 a ISO 9001:2015.

Esta transición, que debería estar completada en septiembre del 2018, es necesaria porque actualiza y mejora algunos conceptos fundamentales de la norma ISO 9001 y supone cambios profundos en las estructuras que la llevan a cabo. El objeto de este cambio, según decidió el comité técnico de la norma ISO, era integrar la norma con otros sistemas de gestión, pero también, dar un nuevo y mejor integrado de la gestión en las entidades, reflejar los complejos cambios que las estructuras han sufrido en los últimos tiempos y sobre todo, mejorar el objeto último de la norma: la atención al cliente.

Como se ha visto en multitud de ocasiones, la adopción de una norma ISO 9001, permite a las empresas y entidades que la implantan, una mejora en sus sistemas que les sitúa en una posición de privilegio dentro de su propio mercado. Con la actualización de la nueva versión de ISO 9001:2015, lo que se consigue es un cumplimiento más pensado en la empresa y menos restrictivo que en versiones anteriores.

Algunos conceptos claves de esta nueva ISO9001:2015 serían los siguientes:

Claves

Implica

Liderazgo y compromiso

Gestión directa de la dirección del SGC

Partes interesadas

Todos los actores (clientes, proveedores, distribuidores,etc) tendrán implicación en el producto final

Basada en el riesgo

Detección y asunción de los riesgos a los que se enfrenta la empresa, para así, buscar oportunidades.

Comunicación

Comunicación interna y externa del SGC, para hacer mucho más eficaz a la estructura.

Alto nivel

El cambio en la estructura de la norma a nivel de títulos, capítulos, etc, hace que sea mucho más eficaz en su implantación.

Requisitos

Se requieren menos requisitos para su implantación ya que muchos procedimientos se han simplificado y hace que sea más asequible para todo tipo de estructuras.

Como se puede ver, la adopción de la nueva norma, supone una simplificación en los procedimientos (que no en la norma), que permite a las empresas asumir un sistema de gestión que les permitirá ser un mejor y más solido competidor en su mercado, mejorar el rendimiento al reducir errores, motivar mejor al personal y conseguir clientes más relevantes al demostrar un compromiso mayor con los mismos.

Ahora puede ser el mejor momento para plantear un cambio vital para cualquier empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.