Errores típicos a la hora de recoger datos personales

Errores típicos a la hora de recoger datos personales

Uno de los momentos más complicados a la hora de tratar datos personales, es precisamente la recogida de los mismos. Esta recolección de datos, está sujeta a una serie de obligaciones por parte del Responsable de Ficheros, que vienen claramente estipuladas en los artículos 5 y 6 de la LOPD:

Artículo 5. Derecho de información en la recogida de datos.
1. Los interesados a los que se soliciten datos personales deberán ser previamente informados de modo expreso, preciso e inequívoco:

a. De la existencia de un fichero o tratamiento de datos de carácter personal, de la finalidad de la recogida de éstos y de los destinatarios de la información. b. Del carácter obligatorio o facultativo de su respuesta a las preguntas que les sean planteadas.
c. De las consecuencias de la obtención de los datos o de la negativa a suministrarlos.
d. De la posibilidad de ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición.
e. De la identidad y dirección del responsable del tratamiento o, en su caso, de su representante.
(…)”

Artículo 6. Consentimiento del afectado.
1. El tratamiento de los datos de carácter personal requerirá el consentimiento inequívoco del afectado, salvo que la ley disponga otra cosa.(…)”

La recogida de datos, sin tener en cuenta lo previsto por la norma, puede plantear una serie de errores, de los cuales, los más comunes serían los siguientes:

  • No informar al usuario de la finalidad, responsable de fichero, de las posibles cesiones y otros aspectos relacionados en el artículo 5 de la LOPD.
  • Recoger los datos con la excusa de premios, promociones, etc, sin advertir que después los datos podrán ser usados para el envío de publicidad.
  • Recoger datos de menores, sin consentimiento explicito de los padres o tutores.
  • No permitir el ejercicio de los derechos previstos, de forma simple y gratuita.
  • Capturar fotografías o vídeos y publicarlos sin consentimiento de los afectados.
  • Considerar la redes sociales como granjas de datos y recolectar datos personales sin permiso de los usuarios. Hay que recordar que  no son fuentes accesibles al público

Es necesario pues, tener bien claro el objetivo a la hora de recoger datos. La información completa al afectado es imprescindible y también obtener su consentimiento al tratamiento de forma inequívoca.

Photo credit: Nick J Webb / Foter / Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.