Goteo de fugas en redes sociales

Goteo de fugas de datos en redes sociales

Las filtraciones de datos de redes sociales son noticias cada vez más a menudo.

Estos últimos días estamos siendo testigos de un goteo de noticias relacionadas con filtraciones de datos e incidencias en diferentes redes sociales:

  • Los datos de millones de usuarios que habían usado aplicaciones de terceros en Facebook, fueron encontrados en un servidor de Mexico, sin ningún tipo de seguridad y al alcance de cualquiera.
  • En un servidor de Amazon, aparecieron también millones de datos de usuarios de Instagram con su información de contacto, sin que los usuarios tuvieran constancia de ello.
  • Grindr, reconoce que durante unos meses los datos de algunos millones de usuarios estadounidenses, estuvieron al acceso de los ingenieros de dicha compañía, sin control de los usuarios y sin su consentimiento.
  • Myspace ha declarado que ha perdido todos los videos y contenidos que los usuarios habían cargado durante la existencia de la plataforma, por un motivo muy simple: no tenían copias de seguridad.
  • Es rara la semana que no aparece alguna noticia sobre el descubrimiento de una base de datos de contraseñas y correos electrónicos con, en algunos casos, miles de millones de registros, sin control ninguno o a la venta en algún lugar oscuro de Internet.

Y así, suma y sigue. ¿Qué está sucediendo?. ¿Tan complicado es poner medidas de seguridad robustas o es que realmente no es una prioridad la privacidad?.

Creo que a pesar de todas las campañas de concienciación y el trabajo realizado por los profesionales de la privacidad advirtiendo de los riesgos, la premisa de las empresas es crecer y contra más rápido, mejor.

Da la sensación de que la gestión de la privacidad se considera un palo en las ruedas del crecimiento empresarial y resulta más rentable ampliar funcionalidades y ganar usuarios que parar, hacer una reflexión y establecer las medidas de seguridad adecuadas.

Los usuarios están empezando a tener demasiado asumido que la balanza entre servicio y privacidad, se está decantando por el servicio y no somos conscientes, o a lo mejor si, de los riesgos que asumimos tolerando este tipo de comportamientos con las empresas.

Si en vez de reclamar un mejor filtro para las imágenes, un tiempo de grabación más largo o una comunicación mas sencilla, exigiéramos más seguridad a las aplicaciones, mejores y reales ajustes de privacidad, seguramente el mercado de las redes sociales no crecería tan rápido, pero si que lo haría de forma más ordenada.

Por eso la responsabilidad es nuestra. No debemos conformarnos con las condiciones de uso y ajustes que nos ofrezcan las empresas, sino que hemos de ser capaces de pedir a los desarrolladores que el interés por nuestra privacidad sea primordial. Existen canales de comunicación con todas las empresas y porqué no aprovecharlos para pedir más privacidad.

Por eso, la próxima vez que tengamos la tentación de quejarnos porque nuestra aplicación de video preferida ha perdido un filtro que usábamos mucho en la última actualización, sería mejor si revisamos las condiciones de uso y los ajustes de privacidad y propongamos cambios al desarrollador.

Quizás un solo usuario no consigue nada, pero si somos muchos…

Créditos de la imagen: Photo on Foter.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.