La innovación es una cuestión de actitud y de información

La innovación es una cuestión de actitud y de información

Son muchos los que han hablado de innovación en la empresa antes que yo y seguramente con mucho más fundamento. Pero hoy quiero reflexionar sobre lo que creo que es la innovación y advierto que seguramente no seré políticamente correcto.

¿Qué es la innovación?. Si uno busca los términos “innovación en la empresa” en Google, el número de resultados será tan abrumador que seguramente se quedará con dos o tres primeros resultados. De la lectura de estos resultados, seguramente sacará en claro que es necesario tener una cultura innovadora, que tiene que crear un comité de innovación, que tiene que destinar recursos a la innovación, etc. Es decir: mucha filosofía, reuniones y presupuesto.

En mi opinión, la verdadera innovación es aprovechar los recursos de que disponemos y optimizarlos. Y uno de los recursos más infrautilizados de las empresas es, como ya he dicho muchas veces y varios foros, la información y los datos.

Las empresas, por pequeñas que sean, incluso los profesionales, manejan una cantidad ingente de información y pocas veces son conscientes de ello. No hace falta entrar en grandes estructuras tipo BigData, para ver que las empresas tienen un potencial enorme entre sus manos y muchas veces no lo aprovechan. Vamos a ver solamente dos ejemplos:

  • Datos en el departamento de RRHH: cuando una empresa busca personal para cubrir un puesto, pone en marcha una campaña para promocionar esa vacante mediante anuncios en plataformas especializadas o redes sociales. Si el departamento de RRHH, tenga el tamaño que tenga, analizara correctamente los datos que tiene del personal que está ya trabajando en la empresa, seguramente daría con un perfil que encajaría a la perfección en la oferta que han publicado. ¿Quién mejor que alguien que conoce la empresa para darle un nuevo rumbo?.

  • Datos en el departamento de ventas: le vendemos a un cliente. Le vendemos otra vez, le volvemos a vender. Cualquier empresa puede dedicar 10 minutos o 10 horas a analizar la información de ventas para ver a que clientes le vendemos más, cual es el producto más vendido, que días de la semana vendemos más, que época del año, etc. No se trata de acumular ventas, se trata de saber como vendemos.

No es excusa que nuestra empresa sea pequeña. Cualquier organización, sea del tamaño que sea, tiene que poder analizar la información que gestiona.

  • Un pequeño taller de carpintería metálica, puede analizar cual de sus operarios es el mejor en una tarea concreta y puede destinarlo a desarrollar un producto nuevo relacionado con esa tarea.

  • En una gestoría, seguro que esa persona que tenemos en una esquina haciendo nóminas o pasando contabilidades, resulta que tiene una capacidad innata para relacionarse con los clientes. ¿Por qué no destinarla a captar nuevos clientes, en vez de tenerla 8 hora sentada en una mesa?.

  • Cualquier comercial sabe a ciencia cierta, que días puede ir a vender a sus clientes con mejor resultado. Aprovechemos esa información para montar promociones esos días o reforzar los días de menos venta con ofertas concretas.

Innovar, como hemos visto es una cuestión de actitud y de analizar la información de la que la empresa dispone. Se trata de darle a los datos y la información el valor que tienen y no dejarlos como algo secundario en la empresa. Algo que va creciendo sin que nadie se encargue de supervisarlo.

Como en casi todo, el volumen no implica calidad, pero cuanta más información seamos capaces de analizar, más valor encontraremos en ella y en mejor situación estaremos para sacarle el rendimiento adecuado.

Photo credit: boegh via Foter.com / CC BY-SA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.