Los consultores LOPD no hemos hecho bien nuestro trabajo

Los consultores LOPD no hemos hecho bien nuestro trabajo (y 2)

La semana pasada escribía un post a caballo entre la broma y la opinión, reflexionando sobre si los consultores LOPD, hemos hecho bien nuestro trabajo durante todos estos años. No se me ocurrió mejor forma de exponer mi opinión, que publicando el artículo de forma aparentemente codificada, como forma de confirmar el hecho de que muchas veces nuestro trabajo resulta incomprensible para los clientes.

Fueron muchos los lectores que me comentaron, en público y en privado, que no pudieron leer el post, que salia mal codificado. Nada más lejos de la realidad, simplemente estaba escrito en binario. Algunos otros se subieron al carro de esta pequeña broma-reflexión y dejaron sus comentarios en binario tanto en el blog como en Linkedin.

Hoy os traigo el texto del artículo de nuevo, pero esta vez legible. Los que queraís leer el post original solo tenéis que traducirlo aquí.

Post original:

Últimamente estoy más bajo de inspiración que de costumbre y me cuesta bastante encontrar temas para escribir. No es que falten, al contrario. Simplemente es que los temas que están de moda o que son interesantes para comentar en materia de privacidad son casi siempre los mismos.

Hablando con clientes y posibles clientes, las dudas que tienen son prácticamente las mismas desde hace mucho tiempo: ¿puedo recoger datos de una web?, ¿cada cuanto tengo que hacer una revisión?, ¿puedo enviar un correo a todos mis contactos?, etc.

Empiezo a pensar que es cierto el temor que tenía hace un tiempo sobre si los profesionales de la privacidad estamos realmente haciendo bien nuestro trabajo. Han pasado más de 17 años desde la aprobación de la LOPD y seguimos lidiando con el discurso del miedo a las sanciones o hablando de clausulas de información y consentimiento.

Ha cambiado el entorno: la información no se gestiona de la misma forma que en el año 2000, los usuarios cada vez son más exigentes respecto a su privacidad y los riesgos que corremos con la hiperconectividad a la que estamos sujetos, crecen. Pero sin embargo, las empresas siguen más preocupadas por las posibles sanciones económicas que no por establecer medias preventivas para la salvaguarda de su activo más importante: la información.

Como he dicho en otras ocasiones, los consultores somos los responsables de que las empresas y entidades asuman la importancia de una adecuada gestión de la información y no solamente se centren en evitar multas.

Por tanto hablemos más de privacidad y empresa y menos de sanciones.

Photo credit: Elaine with Grey Cats via Foter.com / CC BY-SAP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *