Malos tiempos para la privacidad

Estos últimos meses, están suponiendo unos tiempos de cambio importantes en todo lo relacionado con la privacidad.

Estos meses están siendo, como digo, interesantes para los profesionales que nos dedicamos a la privacidad. Más que nada porqué nos toca bailar con la más fea y hacer entender a nuestros clientes que esto de la privacidad es algo muy útil y no el capricho de ningún legislador.

Veamos algunos ejemplos:

  • Año 2015, palabras de moda: Big Data, Cloud, Dron. Ni están ni se espera ninguna referencia a ello en el próximo Reglamento Europeo de Protección de Datos. ¿Como es posible que el legislador no mencione estos temas?. ¿No tienen cuenta en Dropbox siquiera?.

  • La AEPD abre un canal de comunicación sobre privacidad, usando Whatsapp. Es como montar una reunión de alcohólicos anónimos en el bar de la esquina. Una aplicación que usan cientos de millones de usuarios en el mundo (yo incluido) y que ha demostrado una y mil veces su vulnerabilidad y también su poco interés por solucionar los problemas de privacidad que han ido surgiendo, ahora forma parte de un canal de resolución de consultas sobre privacidad a menores y educadores. Bravo!. Aunque de todas formas, no parece funcionar muy bien, pues sigo esperando respuesta a una consulta que les hice.

  • Se elimina el acuerdo de Puerto Seguro (Safe Harbor). Desde el año 2000 existe entre los diversos países de la Unión Europea y entidades de los Estados Unidos, un acuerdo que posibilita el tratamiento de datos de ciudadanos europeos en estas entidades y empresas estadounidenses. Con la eliminación de este acuerdo, quedan en el aire miles de tratamientos que se estaban llevando en servicios y aplicaciones online que tienen su sede y su presencia física fuera de la UE. Aunque pueda parecer que a las empresas no les afecta hay varios ejemplos que se pueden mencionar: empresas que usan Dropbox como soporte de backup, entidades que gestionan miles de correos electrónicos para sus campañas de marketing a través de aplicaciones online, redes sociales privadas de corporaciones que ponen así en contacto a sus empleados de un lado y otro del océano, etc.

Como hemos visto la situación a día de hoy en el campo de la privacidad roza lo surrealista:

  • Una entidad de gestión que gestiona un canal de comunicación a través de una aplicación insegura y que almacena datos de los usuarios del servicio en un país que no cumple la normativa europea sobre privacidad.

  • Empresas que en puridad no podrían enviar comunicaciones de ningún tipo a sus suscriptores, ya que el servicio que gestiona estos envíos está en Estados Unidos.

  • Regulaciones, como el tema de los drones, que se van haciendo a parches y en función de como va evolucionando el estado de la tecnología

La percepción que recibe el usuario de a pié es básicamente es que “esto es un cachondeo” (sic), mención que me hizo un cliente hace muy poco.

Ante un panorama como este, en el que no existe un marco regulador coherente y con tantos cambios a la vista, lo mejor es como siempre, aplicar el sentido común. Y esperar que no pase nada.

Photo credit: ♔ Georgie R / Foter / CC BY-ND

guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
View all comments