José Manuel Sanz

Tecnología, privacidad y otras cosas, que seguro solo me interesan a mi.

¡Más spam, no por favor!

Todos nosotros en alguna ocasión (o en muchas), hemos recibido llamadas telefónicas con ofertas comerciales a las horas más inadecuadas.

A pesar de que en el 2010, las grandes operadoras decidieron poner fin a este tipo de prácticas, no ha sido hasta este año 2014, con la reforma de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, cuando este acuerdo obtuvo su respaldo legal. En concreto, dicha reforma regula en su artículo 96, los horarios comerciales permitidos para la realización y recepción de comunicaciones telefónicas:

“2. En el caso de comunicaciones telefónicas, deberá precisarse explícita y claramente, al inicio de cualquier conversación con el consumidor y usuario, la identidad del empresario, o si procede, la identidad de la persona por cuenta de la cual efectúa la llamada, así como indicar la finalidad comercial de la misma. En ningún caso, las llamadas telefónicas se efectuarán antes de las 9 horas ni más tarde de las 21 horas ni festivos o fines de semana…”

Todos, estoy seguro, tenemos experiencias que nos demuestran que esta premisa no se cumple. ¿Quién no ha recibido una llamada comercial un sábado a las 3 de la tarde? ¿Quién no se ha levantado de la mesa a la hora de cenar, para atender el teléfono mientras le ofrecían un cierto producto o servicio?

Una buena forma de evitar este spam telefónico (y de cualquier otro tipo), es el servicio de Listas Robinson. Este servicio permite excluirse voluntariamente de la publicidad personalizada, aquella que va dirigida directamente a nosotros mediante nuestro nombre y dirección.

La inclusión en las Listas Robinson, nos permite definir que tipo de publicidad queremos o no queremos recibir: postal, telefónica, sms, correo electrónico. Estas son analizadas periódicamente por las empresas que realizan marketing y con ella se comprometen a no enviar publicidad por los canales que hayamos seleccionado, siempre y cuando los datos se hayan obtenido de fuentes accesibles al público o de bases de datos de otras entidades.

Es conveniente recordar que si nos hemos dado de alta de forma voluntaria en alguna base de datos, seguiremos recibiendo información comercial salvo que ejerzamos nuestro derecho de oposición o cancelación. La inclusión en este directorio es gratuito para los particulares y es efectivo a partir de los tres meses.

Es una herramienta más que tenemos los consumidores para poder evitar el spam telefónico del que hablaba al principio o de cualquier otro tipo.

Photo credit: Kornelia und Hartmut Häfele / Foter / CC BY-SA

Jose Manuel Sanz

Consultor y formador LOPD, pulsador del botón de mi cámara de fotos, lector compulsivo, padre y algunas cosas más que me guardo para mi. Gandía (Valencia)

Un comentario sobre «¡Más spam, no por favor!»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba