Merecemos la extinción

Merecemos la extinción

Sin duda, sin ningún genero de duda, merecemos la extinción por gilipollas.

Seguramente os preguntaréis a que viene este ataque de misantropía, pero os aseguro que está totalmente justificado.

He empezado la semana viendo un tweet de la Agencia Española de Protección de Datos, donde se hacía mención a la campaña #Selfieseguro que han organizado junto a Pantallas Amigas.

En dicha campaña se hace referencia a los peligros que puede suponer hacerse fotos en lugares o situaciones que puedan entrañar algún tipo de riesgo. Incluso detallan en una lista 10 comportamientos que pueden poner en peligro nuestra integridad física. Hasta aquí, todo perfecto.

El problema empieza cuando nos paramos a analizar la necesidad de este tipo de campañas. ¿De verdad necesitamos que nos digan que hacerse fotos junto la vía de un tren o un barranco es peligroso?. ¿De verdad es necesario que nos recuerden que hacerse un selfie en un incendio, no solo es estúpido, sino también inmoral cuando podrías estar delante de una tragedia que puede costar la vida a las personas?

Demos un repaso a las situaciones de riesgo que muestra la web:

  • Hacerse fotos junto a animales salvajes. Vaya.. si no me lo dicen en mi próximo viaje igual me hubiera hecho un selfie junto a una cobra.
  • Hacerse fotos junto a carreteras y vehículos en transito. Adiós a mi foto en mitad de la autopista.
  • Hacerse fotos usando objetos peligrosos. Yo quería enseñar a todos como proceso uranio, pero parece que va a ser que no.
  • Hacerse fotos conduciendo vehículos. Mira mamá, sin manos.
  • Hacerse fotos en barrancos, precipicios y otros lugares con riesgo de caída. Mira que pequeña se ve la gente desde aquí arriba.
  • Hacerse fotos en mitad de una tormenta eléctrica. Pepe, saca el palo selfie que vamos a hacernos una foto en mitad de la lluvia en Sevilla, que como todo el mundo sabe, es una maravilla.
  • Hacerse fotos en atracciones de feria. Venga.. vamos a hacer un primer plano de nuestra cara en plena caída en el Dragon Khan.
  • Hacerse fotos en situaciones de riesgo, tumultos, etc. Mira.. una carga policial, vamos a hacernos una foto.
  • Hacerse fotos realizando deportes de riesgo. Mira mamá, sin dientes.
  • Hacerse fotos invadiendo la intimidad ajena. Que mala cara tienes Pepe, llevas tres días en el hospital por lo del rayo y no mejoras.

Bromas al margen, ¿es necesario gastarse dinero en un dominio, una web, un equipo de diseñadores y animadores, publicidad y marketing para decirnos que una foto junto a leopardo de las nieves en libertad, puede ser peligroso?

Si realmente es necesario, nos merecemos la extinción, por imbéciles.

PD: El post iba a titularse ¡Asnos estúpidos!, pero no quería tener problemas con los herederos de Isaac Asimov

Créditos de la imagen: Pantallas amigas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.