Musical.ly: 15 segundos bastan para romper nuestra privacidad.

Musical.ly es la última aplicación de moda entre los adolescentes, mayoritariamente entre ellas. Se trata de una app que genera un vídeo musical de una duración limitada a 15”, en el cual los usuarios hacen play back de sus canciones favoritas y comparten con el resto.

La aplicación, plantea de nuevo la pregunta sobre si realmente son conscientes los usuarios de la información que están compartiendo en redes sociales. Como ya comenté en un post anterior sobre Periscope, en esta aplicación los menores están exponiendo más información personal de la cuenta, ya permite comentar los vídeos y en esos comentarios, muchos usuarios indican su lugar de residencia, centro de estudios e incluso hacen algunos comentarios subidos de tono.

A pesar de que la aplicación indica en sus condiciones de uso que es para mayores de 18 años, no existe forma de verificar esto durante el alta a la misma, ya que podemos hacerla directamente usando nuestra cuenta de Twitter o Facebook.

Musical.ly

La web de la aplicación, además, no incluye ninguna otra información más que el logo y los enlaces descarga a las tiendas de Google y Apple. Para poder tener acceso a la información sobre privacidad y los términos de servicio, es necesario hacerlo desde los enlaces de las tiendas. Aunque indica que el usuario asume que los datos se van a tratar en EEUU, no figura que la empresa haya firmado el acuerdo Privacy Shield, con la UE.

captura-de-pantalla_2016-12-06_18-50-44

Para la descarga y la instalación, la aplicación pide permisos completos sobre el dispositivo y acceso a datos como los contactos, datos de llamadas, sms, etc. Una información, a todas luces exagerada para una aplicación de este tipo. El registro se puede hacer de varias vías: bien a través de Twitter o Facebook como decía al principio, usando nuestro número de teléfono, con lo cual se nos enviará un código vía SMS o con una cuenta de correo. Tal como indicaba antes, en ningún momento se verifica la edad del usuario y se presupone estar de acuerdo con las condiciones de privacidad y términos de uso. Además, por defecto, se dejan sin activar las opciones mínimas de privacidad como son la ubicación, la cuenta privada y la posibilidad de que solo los contactos seleccionados puedan ver lo que compartimos.

Musical.ly

Musical.ly

Iniciada la aplicación y registrados, podemos acceder a los vídeos que otros usuarios han grabado, para comentarlos, valorarlos e incluso crear nuestro propio clip. La aplicación se encarga de buscar entre nuestros contactos del teléfono o de Facebook, que usuarios tienen cuenta y nos los muestra.

Musical.ly

Una vez grabado el vídeo, este se puede compartir en diferentes redes sociales o enviarlo a través de aplicaciones de mensajería.

Musical.ly

Una vez más, se presenta una aplicación que no deja claro cual es el uso de la información que captura y que los usuarios comparten. A pesar de que indican que serán los propietarios de los vídeos que se generen y digan que no usarán la información personal que se comparta, en ningún momento tiene el usuario la oportunidad de oponerse a este tratamiento.

Hemos una vez más, estar vigilantes ante el uso que los adolescentes hacen de esta y otras aplicaciones, pues sin ellos ser conscientes están compartiendo información privada.

guest
5 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments