No eres tú, soy yo

No eres tú, soy yo

Hoy quiero hablar de excusas y en concreto de la que titula este post.

Tenemos la mala costumbre de buscar fuera, aquellos problemas (reales o no) que nos impiden avanzar, tanto en nuestra vida personal como en la profesional. Siempre buscamos excusas y motivos que justifiquen nuestra apatía o el desinterés por las cosas cuando sería mucho más honesto argumentar que la tarea que tenemos por delante, simplemente no queremos hacerla. Mucho más sincero con nosotros mismos y sobre todo con los demás.

¿Quién no se ha visto alguna vez argumentando los motivos mas peregrinos para no hacer algo?. ¿Quién no ha puesto como excusa el exceso de trabajo o la falta de ello para no tener que verse en la obligación de tomar una decisión?. Seguro que más de uno ha puesto como excusa la distancia para no ir a visitar a un posible cliente; o ha argumentado que “las vacaciones están encima” para no tomar una decisión respecto a un proveedor. La frase “lo vemos después de…”, seguido de vacaciones, navidad, fallas (en Valencia), San Fermín (en Pamplona), la Feria de Abril, etc.. da mucho juego, y todas las versiones sirven para lo mismo: retrasar una decisión que no queremos tomar o no nos atrevemos a tomar.

En estos casos, la frase que da título a este post es más cierta que nunca. No son los factores externos los que nos impiden hacer algo o tomar una decisión: somos nosotros mismos quienes nos negamos la posibilidad de dar un paso hacía un terreno que seguramente nos es desconocido, nos llena de inseguridades y que nos aterra.

El problema es que cuanto más nos excusamos, más excusas encontramos para no dar ese paso y tomar una decisión que, equivocada o no, puede suponer un cambio en nuestra vida. Las excusas se retroalimentan y siempre están allí para evitar que crezcamos.

La próxima vez que no quieras hacer algo, simplemente di NO y habrás dado un paso importante, pues habrás dejado de preocuparte por el problema que te impedía avanzar y podrás dedicar tu esfuerzo a otra cosa.

Photo credit: Jason A. Howie / Foter / CC BY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.