No me toques las fotos

¡No me toques las fotos!

Parece mentira, pero a estas alturas todavía hay quien hace consultas relacionadas con el uso de las imágenes en Internet. Parece que hay mucho desconocimiento o falta de interés más bien, en saber exactamente que podemos o que no podemos hacer con las imágenes que podemos encontrar navegando por Internet.

Voy a empezar haciendo unas cuantas aclaraciones que considero imprescindibles para poder situar el tema de este post:

Autor: Según el artículo 5 del Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, en adelante Ley de Propiedad Intelectual (LPI): “Se considera autor a la persona natural que crea alguna obra literaria artística o científica”. Es decir, cualquier persona por el simple hecho de crear algo, es su autor. Bien sea una novela, este post, una película o una fotografía.

Derecho de explotación: Leemos en la antedicha LPI, en su artículo 17 lo siguiente: “Corresponde al autor el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de su obra en cualquier forma y en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, que no podrán ser realizadas sin su autorización, salvo en los casos previstos en la presente Ley.” Es decir, que sea cual sea el medio a través se reproduzca o comunique una obra, en el caso que nos ocupa, una fotografía, los derechos corresponden siempre al autor de la misma.

Derechos morales: Serie de derechos irrenunciables que tiene el autor, solo por el mero hecho de serlo. Estos derechos son los que refleja el artículo 14 de la LPI: “Corresponden al autor los siguientes derechos irrenunciables e inalienables:
1.º Decidir si su obra ha de ser divulgada y en qué forma.
2.º Determinar si tal divulgación ha de hacerse con su nombre, bajo seudónimo o signo, o anónimamente.
3.º Exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra.
4.º Exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación.
5.º Modificar la obra respetando los derechos adquiridos por terceros y las exigencias de protección de bienes de interés cultural.
6.º Retirar la obra del comercio, por cambio de sus convicciones intelectuales o morales, previa indemnización de daños y perjuicios a los titulares de derechos de explotación.
….”

Dominio público: Derecho que permite a cualquiera usar una obra de la que se hayan extinguido sus derechos de explotación, en España, 70 años después del fallecimiento del autor.

Como resumen a lo visto podemos decir que: cualquier imagen tiene un autor y este tiene unos derechos a los que no puede renunciar y que los mantiene siempre, salvo que una ley disponga lo contrario.

Puede darse el caso también de que el autor, manteniendo igualmente su autoría de forma irrenunciable, renuncie de forma expresa a algunos derechos de explotación y distribución. De esta forma se generan las licencias Creative Commons, que no se crean de forma automática, sino que el autor ha de expresarlo explícitamente. Estas licencias permiten compartir obras creadas en base a cuatro criterios o la mezcla de dos o más de ellos: reconocimiento, obra no comercial, sin obras derivadas y compartir igual.

Visto todo lo anterior, vamos a intentar contestar a una pregunta muy común: ¿puedo usar esta imagen que he visto en Google (o una web, o una red social) para genera contenidos propios?. La respuesta tiene que ser: depende. Vamos a ver que pasos hemos de seguir.

Origen de la imagen:
1. Si la imagen está en un banco de imágenes profesional, seguramente tendrá asociado un coste. Pagando este coste, tendremos a nuestra disposición la fotografía y podremos usarla en nuestros proyectos. Ateniéndonos siempre a lo que el autor nos indique: si hay que mencionar la autoría o no, si se puede modificar, etc.

2. Si la imagen está en un banco de imágenes pero es de libre descarga, tendremos que comprobar que indicaciones el autor, nuevamente, ha hecho al respecto del uso de esta. Sobre este tema escribí un post hace unos meses.

3. Hemos visto una imagen en una web, nos ha gustado y nos encaja en nuestro proyecto. De ninguna manera se puede utilizar esa imagen, pues tiene un autor asociado y unos derechos, que como hemos visto, le son propios por el solo hecho de ser su autor. Además si la web que muestra la imagen ha pagado por ella, estaremos robando un contenido.

4. El buscador de imágenes de Google nos muestra imágenes de un tema concreto y una de las imágenes, nos casa con nuestro proyecto. Estamos en el mismo caso que en los items anteriores. Cada imagen mostrada tiene un autor, bien del original o sus modificaciones y por tanto no se pueden usar sin contar con su autorización. El propio buscador nos permite hacer filtrados por tipos de permiso a la hora de mostrarnos las imágenes.

Detalle del buscador de imágenes de Google

Derechos del autor:
1. Derecho de autoría: es inherente a la propia obra y el autor no puede renunciar a el. Las imágenes que vemos siempre tendrán un autor original y su descarga, no modifica esa autoría.

2. Explotación: El autor es quien debe indicar que se puede hacer con su obra y como se puede modificar. El es libre de decidir si permite o no que una fotografía se distribuya o que una infografía se puede replicar por las redes sociales.

3. Creative Commons: En el caso en que el autor quiera distribuir una imagen de forma libre, deberá indicar que límites tiene esa distribución. Podrá decidir si se puede modificar, si se puede usar para fines comerciales, etc, pero en todo caso se deberá indicar la autoría.

Como hemos visto, son muchas las cosas a analizar antes de utilizar alegremente imágenes que encontremos navegando por Internet. Por tanto, la reflexión que hacen muchos de “lo que está en Internet es libre” es una solemne estupidez. Lo que encontramos en Internet, salvo que se indique expresamente, no es de dominio público.

Es el propio autor el que decide que se hace con su obra, no el medio.

Photo credit: aprillynn77 via Foter.com / CC BY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.