José Manuel Sanz

Tecnología, privacidad y otras cosas, que seguro solo me interesan a mi.

Pecados capitales

Vaya por delante que no soy en absoluto experto en economía. Mi relación con ella se reduce a intentar, muchas veces en vano, llegar a fin de mes. Así que las opiniones más técnicas las dejo para los que realmente saben de esto. Quiero hablar de economía desde el sentido común, si es que este sentido existe realmente (cosa de la que últimamente tengo más dudas).

La semana pasada aparecían dos noticias en prensa que me hicieron pensar si realmente los famosos siete pecados capitales quedaban reducidos a dos: avaricia y pereza.

Avaricia.
La primera de ella y la que más repercusión trajo fue la explosión de la burbuja de Gowex.

Esta empresa, dedicada a la instalación de tecnología para ofrecer wifi gratuita en algunos puntos de grandes ciudades, aparecía como una gran apuesta de futuro hasta que se descubrió que ni su actividad era tanta, ni su valor era ni mucho menos el que anunciaba el propietario. En el momento que una consultora externa decidió por su cuenta analizar en profundidad los datos reales de esta empresa, todo se desmontó.

En resumen, bajo la apariencia de empresa competitiva, de valor en el mercado y de una estructura más o menos bien organizada, no había nada. El timo de la estampita en versión siglo XXI.

Pereza.
La segunda noticia y que quedó eclipsada por Gowex, fue el desmantelamiento de una red piramidal que afectó solo en España a casi 50.000 inversores, la mayoría de ellos familias con recursos limitados. Me refiero a TelexFree.

Esta “empresa” ofrecía a sus inversores unos beneficios anuales que podían llegar a superar el 200%, simplemente por dedicar unos minutos diarios a la tarea de cortar y pegar anuncios en Internet. ¿Fácil verdad?

No fueron pocos los que invirtieron los ahorros que tenían en esta red. Algunos testimonios hablan de usuarios que llegaron a invertir hasta 15.000€. Muchos a pesar de las dificultades económicas que estaban pasando, conseguían de familiares y amigos créditos para poder aportar a un negocio seguro y fácil.

Y la pregunta que yo me hago es la siguiente: ¿porqué alguien que puede conseguir hasta 15.000€ para invertir, no lo hace en un proyecto contrastado y serio? ¿O porqué no dedica ese dinero a montar su propio negocio? La única respuesta que me viene a la mente es: la promesa de un beneficio con poco esfuerzo.

Como decía al principio del post, esta es una opinión muy personal de alguien cuya relación con la economía se reduce a pagar impuestos y a sudar para llegar a fin de mes trabajando. Pero yo recomendaría a quién corresponda, que revisara la lista de los siete pecados capitales para dejarlos solo en dos. Los otros cinco, pueden llegar a ser hasta divertidos.

Photo credit: pasotraspaso / Foter / Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

Jose Manuel Sanz

Consultor y formador LOPD, pulsador del botón de mi cámara de fotos, lector compulsivo, padre y algunas cosas más que me guardo para mi. Gandía (Valencia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba