José Manuel Sanz

Tecnología, privacidad y otras cosas, que seguro solo me interesan a mi.

Privacidad y comuniones

Algunos consejos para que día de la comunión no ponga en riesgo la privacidad de los menores.

Ahora que estamos en plena época de comuniones, no está de más repasar algunas situaciones relacionadas con la privacidad, que no se deben pasar por alto, sobre todo si tenemos en cuenta que estamos tratando con datos de menores.

Es fundamental que los padres, a pesar del comprensible estrés que estos días de preparativos provocan, tengan en cuenta algunos consejos básicos para no tener problemas a posteriori con la información personal de sus hijos o de sus invitados. Vamos a revisar algunos de ellos:

  • El fotógrafo debe garantizar que las imágenes que tome van a ser utilizadas solamente para la documentación del evento. Si alguna de estas imágenes se va a usar como medio de publicidad del trabajo del mismo o van a estar expuestas en un estudio fotográfico, el profesional deberá obtener el consentimiento para ello.

  • La petición de servicios por parte del fotógrafo, deberá incluir el clausulado específico para obtener este consentimiento.

  • Muchos restaurantes publicitan sus actividades hoy día a través de las redes sociales. No está de más informarse si el restaurante donde vamos a celebrar la comunión de nuestro hijo o hija, tiene por costumbre publicar fotografías de los eventos. Si es así, la reserva del banquete deberá incluir una clausula donde se nos informe del hecho y se pueda dar o no, el consentimiento para que imágenes del acto se publiciten en medios sociales.

  • Algunas tiendas de ropa de ceremonia exponen en redes sociales sus trabajos, incluyendo fotografías de los menores. Es conveniente informarse sobre si el establecimiento tiene previsto hacer algo así y proceder como en el caso de los restaurantes, dando nuestro consentimiento si así lo deseamos.

  • Hay que prestar especial atención en el hecho de que los propios invitados pueden tomar fotografías durante el evento. Si estas fotografías corresponden a sus propios hijos, no hay ningún problema. Pero si estas incluyen a terceros u otros menores, a pesar de que la norma no tiene potestad en este sentido, no está de más apelar al sentido común e intentar no comunicarlas a otras personas que pudieran no tener relación con el evento.

Como se puede ver, son unos consejos muy básicos, pero que sirven para tener presente la privacidad, sobre todo de los menores, en unos días tan especiales para ellos como es el de su primera comunión.

Debe ser un día de fiesta y esta no debe quedar, más tarde, empañada porque alguien publicó una foto donde no debía.

Photo credit: GViciano via Foter.com / CC BY-SA

Jose Manuel Sanz

Consultor y formador LOPD, pulsador del botón de mi cámara de fotos, lector compulsivo, padre y algunas cosas más que me guardo para mi. Gandía (Valencia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba