Sanción a un colegio por difundir imágenes de un menor

Sanción de la AEPD a un centro escolar por difundir imágenes de un menor

La AEPD sanciona con 3.000€ a un colegio por publicar sin permiso vídeos y fotografías de un menor.

Hace pocos días se ha sabido de una sanción impuesta por la Agencia Española de Protección de Datos a un centro escolar por no retirar, a petición de unos padres, unas imágenes y videos de su hijo durante unas actividades en el centro, que estaban publicadas en la web del centro y en su canal de Youtube.

Si bien el colegio contaba con el consentimiento de los padres, recabado en las hojas de matrícula de los años anteriores, igualmente recibió la petición por parte de los mismos de la retirada de los vídeos e imágenes alojadas en sus servidores y sitios web administrados, donde aparecía el menor.

Pese a esta petición y la confirmación por parte del centro, las imágenes continuaron estando presentes, cosa que causó la denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos.

Es interesante hacer referencia a dos aspectos concretos de la sentencia en los que se pone de manifiesto las grandes lagunas que los centros escolares tienen al respecto de la gestión de la privacidad de los datos personales de sus alumnos.

En el primero de ellos se recuerda que, si bien el centro tiene obligación y derecho de recoger información personal del alumno y su entorno para el ejercicio de su acción educativa, el tratamiento de imágenes y videos de menores no resulta imprescindible para el desarrollo de su función docente. A este respecto la sentencia hace referencia la Disposición Adicional Vigesimotercera de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo:

1. Los centros docentes podrán recabar los datos personales de su alumnado que sean necesarios para el ejercicio de su función educativa. Dichos datos podrán hacer referencia al origen y ambiente familiar y social, a características o condiciones personales, al desarrollo y resultados de su escolarización, así como a aquellas otras circunstancias cuyo conocimiento sea necesario para la educación y orientación de los alumnos.

2. Los padres o tutores y los propios alumnos deberán colaborar en la obtención de la información a la que hace referencia este artículo. La incorporación de un alumno a un centro docente supondrá el consentimiento para el tratamiento de sus datos y, en su caso, la cesión de datos procedentes del centro en el que hubiera estado escolarizado con anterioridad, en los términos establecidos en la legislación sobre protección de datos. En todo caso, la información a la que se refiere este apartado la estrictamente necesaria para la función docente y orientadora, no pudiendo tratarse con fines diferentes del educativo sin consentimiento expreso.”

Para, acto seguido, indicar lo siguiente:

Sin embargo, el tratamiento de las imágenes de los alumnos menores de 14 años en la página web del centro para difundir las actividades del ***COLEGIO.1 no responde a finalidades mera y exclusivamente docentes, sino que también constituyen un medio de promocionar y publicitar el mismo, motivo por el que el tratamiento estudiado requiere del consentimiento de los padres o tutores de los menores con arreglo a lo previsto en los artículos 6.1 de la LOPD y 13 del RLOPD citados y en la propia Disposición Adicional invocada.”

Es decir, quedad inequívocamente claro que la toma y de vídeos y fotografías de los alumnos durante actividades escolares o extraescolares no forma parte de la función docente y por tanto, el consentimiento para ese tratamiento, tiene que obtenerse de forma separada. Además se deberá garantizar que esas imágenes y vídeos no están accesibles a terceros no relacionados con el alumno y su entorno.

Este segundo aspecto, la no accesibilidad por parte de terceros a las imágenes, queda reflejada en otro párrafo de la sentencia donde, de manera palmaria se indica que:

Con arreglo a todo lo cual, debe rechazarse que las fotografías y/o vídeos en actos o festivales escolares son públicos y que autorizando la participación del menor se considera que también presta su imagen, incluso de forma tácita, como pasa a señalar el Colegio en sus alegaciones a la propuesta de resolución. A mayor abundamiento, existen procedimientos técnicos para velar o difuminar las imágenes de las personas para impedir su identificación que podían haber sido usados por el Centro, que, a su vez, tiene la obligación de adoptar las medidas necesarias para no difundir en la página web que administra fotografías o vídeos en los que aparezcan menores cuyos padres se han negado al tratamiento de las imágenes de sus hijos en dicho medio”

En resumen, la AEPD sanciona con 3.000€ al colegio por una infracción del artículo 6.1 de la LOPD, al no contar con el consentimiento de los padres para el tratamiento de los datos, una vez revocado el anteriormente dado.

Seguramente no será la última sentencia en este sentido que nos encontremos relacionada con los centros escolares, ya que estos fallan a menudo en la gestión que realizan de las imágenes y vídeos que relacionados con las actividades que llevan a cabo, publicitan en webs y redes sociales.

Hay que recordar que existen unos supuestos muy claros determinados por la AEPD que recogen cuando y como se pueden obtener imágenes de los menores para su publicación. Os remito a un post escrito hace unos meses en este sentido.

Os remito al texto integro de la sentencia para que podáis leerla.

Photo by nembow on Foter.com / CC BY-NC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *