José Manuel Sanz

Tecnología, privacidad y otras cosas, que seguro solo me interesan a mi.

Viva la muerte

O me da igual como esté la informática de mi empresa, mientras no me cueste dinero.

Supongo que después de leer el título de este post, habrás pensado que este trata sobre la última revisión de nuestra guerra civil en el cine. Nada más lejos de la realidad.

Aunque si que de alguna manera, es un homenaje a la insensatez, la inconsciencia y el amor por el riesgo de algunas empresas (quizás demasiadas, creo yo).

Hace unos días tuve la oportunidad, con ocasión de mi trabajo, de solucionar una incidencia en las comunicaciones de un cliente, cosa que hizo que tuviera que conocer a fondo la infraestructura, tanto de red como de sistemas.

El escenario era poco original, varias sedes conectadas vía VPN, una decena de equipos conectados en red entre todas las sedes y diversas impresoras de red.

Lo interesante comienza cuando empece a revisar la estructura para seguir paso a paso el problema que tenía el cliente. El servidor estaba instalado en una habitación que hacía las veces de almacén de papel, folletos y productos inflamables. Existía un armario de servidores, pero solamente quedaba en pie la estructura, con lo que el servidor, un pc normal y corriente corriendo Windows 2008 Server, estaba en el suelo. Decenas de cables de red conectados a un switch, que a su vez se conectaba a un router y este a una de las instalaciones de telefonía que había en la habitación, pues habían pasado por allí ya varios proveedores. Algunos de los cables de red no estaba claro donde iban a parar, ni que función tenían allí.

En el caso de los equipos de los usuarios, tampoco la cosa mejoraba. El cliente compraba los equipos de segunda mano y sin valorar si serían eficientes o no, instalaba Windows 10. Con lo que nos encontramos con equipos originalmente pensados para Windows 7, corriendo una versión del SO que a duras pena le daba para arrancar y que hacía insufrible hacer correr las aplicaciones. Obviamente, llegados a este punto, podéis imaginar que todo el software estaba sin licencia alguna.

Preguntado al cliente sobre quien administraba la estructura, decía que lo hacía el mismo, ya que no consideraba el contratar un informático porque le suponía mucho gasto (todo esto, minutos después de bajar de un coche de alta gama).

De las copias de seguridad ni hablamos. Para que llevarnos un disgusto tonto.

El escenario, a nadie que esté trabajando día a día en el sector le extrañará, estoy seguro. Pero solamente quiero que sirva de introducción para hacer una reflexión sobre como las empresas perciben la informática.

  • Para las empresas, la informática sigue siendo un gasto y no una inversión en rentabilidad para su negocio.
  • Unos equipos deficientes, hacen que los usuarios trabajen de forma menos eficiente.
  • El software ilegal supone un riesgo medible para las empresas, y no solamente a nivel económico.
  • Una instalación defectuosa, imposibilita el que se establezcan medidas de seguridad eficientes y por tanto, se pone en riesgo la información que se maneja.
  • La información es el activo más importante que tiene una empresa y tiene que ser un profesional el que se encargue de asegurarla. No se puede contar con el sobrino o el cuñado de turno, para echar una mano cuando todo está perdido.
  • Solucionar incidencias no es gestionar información, es apagar incendios. Y los incendios no se apagan, se previenen.

En resumen, como siempre digo, falta mucha cultura de la información y la seguridad en el tejido empresarial de nuestro país, salvo honrosas excepciones. Las empresas no se pueden permitir el lujo de gestionar sus recursos de forma indolente, porque el día que haya un problema (porque lo habrá), las soluciones serán muy pocas: cerrar o empezar de cero.

Créditos de la imagen: Photo by Reiterlied on Foter.com / CC BY-NC-SA

Jose Manuel Sanz

Consultor y formador LOPD, pulsador del botón de mi cámara de fotos, lector compulsivo, padre y algunas cosas más que me guardo para mi. Gandía (Valencia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba